Los girasoles y las matemáticas

El girasol, una hermosa flor que casi de manera mágica, sus pétalos siguen al sol y además de esto, las semillas forman un espiral que encierra un secreto mágico.

El espiral que crece del centro hacia afuera, sigue la secuencia Fibonacci: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, etcétera. Cada número de la secuencia es la suma de los dos anteriores (55=34+21), se cuenta el número de curvas que crecen en una dirección, del centro a los pétalos, y luego las que crecen en sentido opuesto.

😉